jueves, 12 de noviembre de 2009

Aprendizajes

Ivana aprende a ritmo acelerado….y el blog (o la escritora del blog, léase yo) no puede seguirle los pasos. Hay días en que pienso que hay tantas cosas por contar de las ocurrencias, aprendizajes, salidas, razonamientos y travesuras de ella que me digo “Si, buscare la manera de escribir un poco sobre todo esto”….pero luego se me pasan los días y no logro ponerlo en palabras. Por que es que son solo eso…cosas con las que ella sale en un momento, caritas que pone, cosas que razona y luego nos deja a todos boquiabiertos. Siento que es tan inteligente….pero también pienso..” lo mismo pensaran todas las madres de sus hijos”…es que en realidad si…los niños (todos…) son tan inteligentes para la cortita edad que tienen y para nuestra mirada de madre -que nos hace seguir pensando que acaban de salir del vientre- y no nos damos cuenta que crecen..y crecen rápido…
Tooooodo lo que ve lo repite…. y siiiiii hace anos luz que uno ha escuchado esto sobre los niños, pero cuando eres madre y vez de una forma tanta vivida esta realidad entonces igual que si no lo hubieses escuchado nunca…TE SORPRENDES….creo que ese es el diario vivir de una madre: vivir en la increíble, maravillosa y encantadora experiencia de tener muchas cosas por que no perder de vista ni un segundo la capacidad de sorprendernos.
Y dentro de esa capacidad de sorprendernos, se suma el susto y el temor de que también repitan nuestros errores o nuestros malos hábitos…o las cosas que no queremos ni siquiera ver en nosotros mismos…que complejo todo esto. Seria más fácil decir que los hijos son pequeñas escuelitas andantes que nos dan lecciones cada día, pero que también nos van pasando examen de manera que podemos luego ver los resultados y donde vamos fallando.
Me encanta que ha aprendido a decir “Ven acá”, con ese tono infantil medio bien dicho-medio mal pronunciado que simplemente me derrite. Ya no espera que le hagas compañía o que decidas ir a jugar, o decidas sentarte a ver los muñequitos con ella….ya lo exige, reclama compañía, reclama atención, reclama tiempo. Y aun mas….luego de decirte “ven acá” se sienta en el piso y pone su manito y te indica también donde te quiere…”ahí”...”ven acá”…
A veces los “ven acá” no llegan precisamente en el momento mas oportuno, como cuando apenas llego a la casa y me pongo cómoda para empezar a comer y ella viene me toda por un dedo y me trata de llevar donde ella esta indicando… en esos momentos con la mente nublada de hambre quisiera olvidarme completamente del llamado, entonces me hala con mas fuerza y se oye nuevamente “ven acá”…. Y siempre termino parándome y acompañándola por que entiendo que es la parte que me toca: empezar a entender que el llamado de los hijos no espera y que cuando lleguen esos momentos en que ella me necesite no deberá importar lo que este haciendo, por que no habrá otra cosa mas importante que decirle “AQUÍ ESTOY”.


P.D. Vale aclarar que esto lo tenia escrito sin poder publicar hace al menos un mes, osea, que ya para este tiempo ni les cuento todo lo que sabe.

Bueno, y hablando de aprendizajes... no se quien le dijo a esta que ya sabe andar en tacones!!

1 comentario:

NuriaBadilla dijo...

Jajaja la claridad del deseo debería llamarse esto! Saben que quieren!

Está hermosa y esa foto con tus zapatos es de comérsela.

Allá nunca hace frío verdad?