lunes, 16 de enero de 2012

Contando cosas...dejando fluir...


Hace rato que ya debi actualizar un poco...la verdad es que la ausencia no se trata solo del dolor por la que ha atrevesado este blog, sino que mas bien es el resultado de la sobredosis de trabajo a la que me he sometido. Aunque voluntariamente...y muy a gusto.

Si algo bueno (muy bueno) trajo mi cancelacion laboral, ha sido el que haya hecho de mi momento de crisis, el momento de mi mayor oportunidad. Quizas, si no hubiese sido asi, este momento que vivo no se hubiese dado nunca, pues muy dificilmente deja uno la seguridad y comodidad de un trabajo fijo por la aventura de probar nuevos rumbos para hacerse independiente. Yo de mi parte, en mi interior cada dia me repito "Bendita Cancelacion!"...

No por eso dejo de pensar que fue injusta, pero mas que nada, inhumana; pues despues de reintegrarme pasada la muerte de mi hijo, de verdad no me la espere. Casi fue una punalada en la espalda. Una estocada con acecho. Pero para el que cree que puede derrotarte, la mayor bofetada sera, que triunfes, y mas alla de todo pronostico. Que te levantes con mas fuerzas. Que tengas mucho exito. Y yo me estoy sintiendo haberlo logrado...

A Dios la gloria!! pues el merito siempre sera suyo...a EL le ha parecido bien bendecirme por su providencia.

A toda esta sobrecarga de trabajo, no puedo negar que se suma una falta de inspiracion tremenda para escribir. Como si la musa se me perdio en el camino. Como si tanta tristeza la espanto.

Si me autoanalizo bien, puede resultar que despues de vaciar mi dolor en una primera etapa, en esa primera etapa en que si quieres compartirlo y recibes a bien el apoyo de los demas; luego quizas inconscientemente ya no quise compartirlo con mas nadie. Quizas por esas cosas de pensar que nadie lo entendera. Y que de todas formas, se comprende que no hay necesidad de hacer que nadie lo entienda.

Pero bueno, haciendo de este espacio mi lugar de catarsis, y sin importarme mucho la mirada de afuera...hay que decir que hace solo dos dias llore a mi Gamal...que seguire haciendolo, en el momento quizas menos esperado. Aunque confieso que he aprendido a reprimirme mucho...quizas mucho mas de lo que quisiera. Pero es asi, el ser humano aprende con facilidad los malos habitos.

Quien por el contrario a mi, pareceria vivir lo opuesto, es Ivana. Ella menciona, recuerda y piensa en Gamal cada vez con mas frecuencia. Cada vez con mas consciencia, cada vez como una experiencia mas cercana y presente.

Son situaciones en las que la dejamos expresasarse libremente, y ella puede pasar de decir algo como que "La luna esta hermosa (llena), y detras esta Gamal con Papa Dios"...a quizas decir algo tan presente como "Papi, al bebe Gamal no le puedes dar una pela, por que es un bebe".....otras veces puede tratarse de algo que dice que compartira con Gamal...alguna pertenencia...o un momento. Sus formas y ocasiones de recordarlo me sorprenden...pues cualquiera pensaria que pasado el tiempo, lo mas comprensible en todo nino es que vaya olvidando...ella en cambio pareceria vivir mas conscientemente la experiencia de ser hermana, aunque su hermano este lejos.

Hace poco fue el primer aniversario de Gamal. El que hubiese sido su primer cumpleanos. Pense tanto, y tantas cosas..... Me lo pensaba en como seria con un ano de vida. En esos primeros pasos. En lo regordete que son antes de que comiencen a caminar y a ser mas activos. En su primer bizcocho de cumpleanos..... Y me fui a Santo Domingo a visitarlo en su tumba. Y las pocas veces que he ido, Siempre que he ido, debo confesar que mas que llegar al cementerio, lo que mas me llena de dolor es el momento en que me detengo a comprar flores. Me resulta sub-real que yo este comprando flores para mi hijo. Me siento en una escena que no hace mucho sentido. Y pienso entonces "No es esto lo que deberia estar comprando para mi hijo", quizas solo deberia estar comprando algun juguete en cualquier otro lugar.
Pero extranamente, estando alli junto a su tumba, esta vez senti una paz que me invadia...una paz que no puedo explicar y me fui en calma...
Yo sigo teniendo una esperanza grande en mi corazon de lo que viene, de lo que me espera. Me veo reflejada en la historia de Job y sus perdidas...perdidas humanas (sus hijos), perdidas materiales (su ganado, sus propiedades) y perdida de fuerzas, de amigos....pero me concentro en como termina su historia...Dios bendiciendolo mucho mas (pero por mucho) que todo lo perdido. Pienso en la bondad de Dios y no es para esperar de EL menos.....

A su tiempo maduraran las uvas....

jueves, 4 de agosto de 2011

Despues de muchos dias...


"Ay del hombre que le falta Dios! Ay de aquel que le llegan los dias oscuros y vive sin fe. Ay de aquel que no tiene refugio, ni escondite, ni lugar seguro. Ay de aquel que no tiene donde encontrar paz. Ay de aquel que solo ve pasar dias del calendario sin esperar en promesas que han de cumplirse, en alianzas que son eternas. Ay d aquel q no sabe donde estan puestas sus esperanzas. Ay de aquel que se peleo con Dios. Ay de mi, si me faltaras Senor!"
Johana Beato
Despues de muchos dias, despues de tantas cosas...despues de mucha oscuridad..vuelvo a este blog. Entre en este blog mil veces....y en cada visita igual termine quedandome muda. Absorta en los pensamientos, en las fotos, en los recuerdos...me quede por los rincones..divagando entre las letras....Me pasee como quien se pasea por una casa vieja...como quien se pasea por la casa materna en la que ya no se vive, pero que esta plagada de recuerdos.
He entrado muchas veces dispuesta a escribir...algo...lo que sea...pero actualizar...y he vuelto a salir sin poder decir nada.
Lo extrano es que para poner al dia este rincon haya precisamente tanto que decir...tanto por contar y no saber como contarlo...sin saber por donde empezar...ni desde que angulo escribirlo.
No saber si escribirlo desde el angulo doloroso de las cosas o desde la esperanza con la que me gustaria mirarlo todo o simplemente contar los hechos tal cual son...
Y me quede con esta alegria a medias por contar en este blog...que parecia el final feliz del cuento...y antes de que pudiera ser buena noticia que no llegue nunca a contar, se nos convirtio en tristeza...y otra vez empezamos el circulo de nuevo...sin tiempo para curar...y ya se me abrian las heridas viejas.
Despues de perder a un hijo, enterarse de que se esta embarazada es un sensacion extranisima...te mueres de la alegria, pero con igual intensidad te mueres de miedo de que algo pueda fallar de nuevo...se percibe ese embarazo como mesianico, salvador....como si viniese a curar un poco, como si tuviese un sentido de "devolucion" (aunque asumo que Dios no tenga nada que devolverme pues nada le he dado yo antes para que El tenga que devolvermelo), como si tuviese un sentido de redimir todo el dolor vivido, como si viniese a hacerte creer que no hay nada de que temer....son sensaciones tan complejas, que seria muy dificil intentar explicarlo.
Despues de la perdida de Gamal, todo lo que ha continuado son situaciones muy extranas, que parecerian acontecer en una sucesion bizarra que buscaria hacer perder la fe al mas esperanzado de todos.
Una vez concluida mi licencia post-natal, llego el momento de reintegrarme al trabajo. Para mi era dolorosisimo volver. Sabia que esa re-integracion seria emocionalmente un etapa muy fuerte para mi. Le temia. Confieso que me causaba una ansiedad enorme.
Y llego el dia. Me reintegre al trabajo y fue un dia en el que estuve mas en el bano llorando, que en mi escritorio. Y aunque no me gusta tratar temas laborales en el blog, debo decir que no senti ni un apice de apoyo alli. Pero esa falta de apoyo fue mas alla, y se tradujo en una cancelacion de mi contrato de trabajo. A tres dias de reintegrarme al trabajo, ellos entendieron que la forma mas humana de apoyarme, que lo mas logico, lo mas sano, era cancelarme...a mi me parecio lo mas insensible del mundo, pero no solte ni una lagrima. Yo estaba clarisima de que despues de perder un hijo, perder un trabajo no seria el fin del mundo. Y simplemente casi que me sacudi el polvo de las sandalias (como dice la biblia) y sali de alli.
Dos meses despues (habiendo decidido quedarme trabajando de manera independiente) llego una tremenda noticia...estaba embarazada.
Habian pasado 5 meses desde la perdida de Gamal, y aunque no fue una busqueda planificada y concreta, estabamos felizmente sorprendidos. Decir que todos a nuestro alrededor estaban igualmente felices es muy poco...era mas bien locura colectiva.
Y a esta felicidad, sumamos otra. Mi esposo y yo decidimos que nuestros 4 anos juntos, se convirtirian en sacramento, y fijamos fecha para la boda. Esto habia sido en cierta manera fruto de la corta mision de Gamal en medio de nosotros, pues una noche mientras mi esposo y yo nos acompanabamos en este doloroso proceso de la perdida de un hijo, nos miramos y dijimos "nuestro proximo hijo nacera bajo el sacramento del matrimonio". Era algo que voluntariamente nacio en nuestros corazones, al mismo tiempo.
La vida no pudo tornarse mejor...la vida nos sonreia de nuevo...el futuro se veia tan esperanzador.
Estabamos en medio de los preparativos de boda, ya todo estaba listo...La boda seria el miercoles 22 de Junio...por lo que era de esperarse que el lunes 20 en plena vispera yo estaba en puro ajetreo de boda, ultimando detalles. Esa noche al irme a acostar y mientras me preparaba para banarme, note que habia manchado. Era algo muy extrano en mi, pues en mis dos embarazos anteriores nunca manche. Asi que se lo comente a mi hermana y ambas entendimos que era el resultado de tanto stress, pero que igual iriamos al dia siguiente a chequear con la doctora, por lo que me indico los chequeos de lugar, entre ellos una sonografia.
Todavia estando en la sala de espera para mi sonografia estaba ultimando detalles de la boda, pero sabia que la doctora me diria que tenia que guardar un poco de reposo.
Llegado mi turno pase donde la sonografista...tenia ya 13 semanas de embarazo. Me resulto extrano que una vez iniciada la sonografia pelvica me dijese que tendriamos que hacerla transvaginal (para las 13 semanas ya practiamente se puede saber el sexo, no es tan pequeno como para necesitar hacer la sonografia transvaginal), pero aun asi, aun no me inquietaba demasiado. Una vez iniciada la sonografia transvaginal, yo veia unas rayas continuas que comenzaron a inquietarme...ya no era primeriza, asi que sabia que esa raya debia graficar el movimiento del corazon.....y escuche entonces a la doctora decir lo que jamas pense poder escuchar despues de todo por lo que ya habia pasado... "el bebe no esta vivo"....Ella precisamente estaba embarazada (la sonografista) y la vi sentirse desconcertada de tener que decirme esto...aun asi ella no tenia ni idea de que si para cualquier madre escuchar algo asi era devastador, para mi era doblemente doloroso, era demasiado...
Cuando una persona pasa por un momento doloroso regularmente dice que sintio que "era una pesadilla" o que " queria que el mundo se detuviese en ese momento"...y aunque suene trillado, es exactamente eso lo que se siente....un deseo enorme de que te cambien esa realidad, por que simplemente no es la tuya...no es lo que deberia estar pasando....es una necesidad enorme de que se detenga el mundo y revisen si algo salio mal por que esto no es lo que iba.....quizas algo esta incorrecto en el orden divino...quizas alguien te despertara y te daras cuenta que es un mal sueno...
Y pedir que entrara mi hermana para decirle lo que sucedia fue desgarrador...hacia tan poco que nos uniamos en un doloroso abrazo por la muerte de mi bebe y ahora, solo 8 meses despues nos volviamos a unir nuevamente en otro doloroso abrazo por la perdida de otro hijo. Era inimaginable que esto realmente estuviera pasando.
A los pocos minutos cai en la cuenta de que esto significaba otra dolorosa perdida....ya no habria boda al otro dia...y esa ilusion grande, tambien quedo momentaneamente muerta. Ahora lloraba por dos razones. Ahora entendia que el dolor tenia dos caras de la moneda.

Mientras me preparaban para el legrado, mi mente repetia casi en piloto automatico, una y otra vez la palabra de la biblia que dice "Pero un cosa tengo presente y pongo en ello mi esperanza, que el amor del Senor no se ha extinguido, ni se han agotado sus bondades"....mi fe sabia (aunque mi mente no en ese momento) que Dios seguia siendo un Dios bueno, a pesar del valle de lagrimas que yo atrevesaba..y sabia que no tenia caso que ni por un momento se me ocurriera cuestionar a Dios...y simplemente cantaba en mi interior lo mismo que ya me habia tocado refugiarme en cantar cuando perdi a Gamal.."Y deja que Dios sea DIOS, deja que Dios, sea DIOS...tu solo adorale"....SE que Dios tiene un plan perfecto para todas las cosas...que yo ahora no puedo ni remotamente imaginarme el por que de todo esto...pero es parte de sus propositos divinos.
Hoy, han pasado 12 dias despues de nuestra boda...retomamos el tema un mes despues y ya estamos felizmente unidos sacramentalmente. No es que como en las novelas esto signifique el final feliz de la historia...aun queda mucho DIOS...aun le falta a EL mucho por escribir en mi libro de la vida, en mis dias...en este blog.
Le dejo a El un buen espacio a continuacion en blanco....EL sabra llenarlo conforme a sus propositos....y aun le queda a Dios mucho por hacer.






"Yo soy el que ha soportado la aflicción... El me sació de amargura...Ya no hay paz para mi alma...Por eso dije: «Se ha agotado mi fuerza y la esperanza que me venía del Señor» PERO ME PONGO A PENSAR EN ALGO Y ESTO ME LLENA DE ESPERANZA: que la misericordia del Señor no se extingue ni se agota su compasión;cada mañana se renuevan, ¡qué grande es su fidelidad! El Señor es mi parte, dice mi alma, POR ESO ESPERO EN EL." Lamentaciones 3

miércoles, 9 de marzo de 2011

Del dolor que no se ira

"Es más fácil sacar al niño del útero de su madre que sacarlo de su pensamiento".Willke



A decir verdad y resumiendo, podría decir que estoy mejor de lo que yo misma espere a solo tres meses transcurridos. Pero siendo honesta, la realidad es que como siempre suelo decir ....hay días mejores que otros...

Las sensibilidades del dolor dormido no avisan a la puerta, no tienen fecha, ni horario, no conocen de respetos humanos, ni de lugares apropiados, ni de prudencias...

Lo que activara el "interruptor" del llanto es desconocido, imprevisto, impredecible. Se puede girar bruscamente y pasar de un momento cualquiera, a un momento dedicado al duelo de tu hijo. A un momento solemne en el que no importara ya lo que se estaba haciendo y el corazón se hará cargo de recordarte que todavía duele, y mucho.

Pensar que la próxima vez que se llore sera un poquito menos es una mentira, hay noches que se puede llorar como si no ha transcurrido el tiempo. Como si lloraras por primera vez, como si nunca te hubieses desahogado.

Es una avalancha de emociones. Sentimientos que simplemente afloran a la superficie pero que no han dejado de estar ahí, recuerdos que vienen y pasan todos de golpe sin pedir permiso, sensaciones para las que no hay tiempo de estar preparados, que llegan en el momento menos oportuno.

He llorado a mi hijo en pasillos de supermercados, en la sala de espera de una clínica, en el carro, frente a la computadora, en mi baño, en su cuarto, en las noches que hay luna llena o en las noches que son estrelladas, he llorado por las calles al encontrar algún conocido que todavía no me había abrazado o que quizás no se había enterado.


He llorado cuando la señora desconocida del supermercado con la que por casualidad inicie una conversación, me presenta su bebe y sin poder evitarlo en pleno supermercado empiezo a llorar.

He llorado en la sala de espera de la clínica, repleta de mujeres embarazadas y bebes, mientras esperamos nuestro turno para ver a la pediatra de Ivana.

He llorado "sin motivos", en largas noches de insomnio cuando pongo la cabeza en mi almohada y nadie me ve.

He llorado cuando por casualidad llegó un encarte del periódico dedicado a temas de babyshower y no pude evitar ver lo hermosas que eran esas ropitas de bebe.

He llorado al ver bebes en brazos de sus madres, con edades similares a las que tendría Gamal en el día de hoy.

He llorado al visitar a mi ginecóloga, pensando que la ultima vez que había estado acostada en esa camilla yo estaba embarazada.

He llorado en mi balcón viendo las noches de luna llena o estrelladas, y pienso que quizas en unas de esas estrellas mi angelito me ve.

He llorado mientras escribía este post.

Y no habrá fecha de caducidad para el dolor, ni un tiempo determinado en el que "se espere" que quizás ya no llore tanto. Con este dolor se "aprende a vivir", a cargar con el a cuestas. Se aprende a dejar fluir las emociones, sabiendo que el dolor no se va, pero sobre todo sabiendo que estas emociones que te superan nada tienen que ver con cuanto hayas aceptado la experiencia, ni con cuanto hayas "racionalizado" que es la voluntad de Dios. No en vano dicen que la razón y el corazón no se ponen de acuerdo. La razón puede gritar que es momento de sumar fuerzas y salir adelante y por otro lado el corazón apegado al ser amado puede decir que todavía no.


jueves, 10 de febrero de 2011

Gamal 30/11/2010 – 03/12/2010










Este será por demás el post mas extenso que jamás haya publicado en mi blog. El tema lo amerita. Me era necesario poner toda esta experiencia por escrito, hacer esta catarsis, desahogar de alguna manera esta dolorosa experiencia y vaciarla . Aun así, sigo sintiendo que me hacen falta muchas cosas por decir, que el dolor aun no se traduce en palabras, por que las palabras aun por expresivas y detalladas que sean, jamás podrán plasmar el dolor que siente una madre al perder un hijo.

Uno de los recuerdos que se me repite en la memoria, es recordarme en la sala de ingreso de la clínica esa mañana del 30 de Noviembre. El recuerdo se repite mucho en mi cabeza pues revivo la sensación que sentía en aquel momento cuando me decía a mi misma “aguanta Johana, que a este dolor tan fuerte solo le queda un par de horas y lo que viene recompensara todo este doloroso momento”….que ironía pensar que por el contrario el dolor que me esperaba era mayor y perduraría por mucho mas tiempo que aquellas cortas horas de pre-parto.

Recuerdo esa mañana como si fuera ayer….el día amaneció tan hermoso, tan soleado, tan perfecto, que pensaba que no había un día mejor para que Gamal hubiese decidido llegar. Lo esperaba con tal desesperación que cualquier síntoma de parto seria recibido con pura emoción más que con miedo. La espera fue una espera compartida; todos mis amigos y allegados también se hicieron parte de la excitación de la espera. La panza era enorme, así que era entendible que yo estuviese completamente desesperada por que llegara el día de parir. Cada noche al acostarme pensaba “Quizás esta noche Gamal nos de la sorpresa”....

DIA 1

Eran las 6:40 AM del 30 de Noviembre cuando empecé a hacerme consciente de que tenía una sensación parecida a las esperadas contracciones. Deseaba tanto que llegara el momento que me quise convencer a mi misma de esperar un poco antes de hacerme ilusiones. Me quede en la cama, pero despierta; tratando de ver si volvía una sensación parecida y entonces me di cuenta que si, que efectivamente había un sensación que iba y venia. Me pare de la cama con deseos de ir al baño y fue cuando me di cuenta que había manchado…Me hizo tan feliz ver ese manchado!!! Pues supe que había llegado la hora de darle la bienvenida a mi chiquito, de verle su carita y estrecharlo finalmente entre mis brazos.

Mientras yo esperaba el parto en Santo Domingo, mi esposo llevaba varios días solo en Bávaro esperando que ya finalmente lo llamáramos para decirle que había llegado el momento, así que la alegría fue enorme cuando a las 7:45 AM lo llame para decirle: “Amor, hoy vamos a conocer a Gamal!”.

A pesar de mi desesperación por que llegara el momento, me bañé y me prepare con cierta calma, pues no quería llegar a la clínica con mucho tiempo previo, mas bien quería llegar cuando ya fuese prácticamente el momento de entrar a parir, pero tal como me habían dicho, los segundos partos son mas rápidos, así que pronto me di cuenta que tampoco había mucho tiempo que perder.

Mi hermana y yo llegamos a la clínica alrededor de las 9:45 AM y entre el momento de la revisión con la doctora y el momento del ingreso ya eran alrededor de las 10:30 AM, así que cuando me estaban haciendo los papeles de ingreso ya yo tenia cierta desesperación pues las contracciones avanzaban muy rápido. Le pedí a mi doctora que me llevara a la habitación pero que no me pusieran bata ni suero, pues quería tener la posibilidad de caminar con libertad. No pase mucho tiempo en la habitación cuando fue necesario comenzar a prepararme para llevarme a la sala de parto pues la labor de parto se desarrollaba muy rápido.

Ya en la sala de parto pedí que no me pusiesen mucha epidural pues la vez anterior con Ivana había perdido un poco la fuerza del pujo y no lo estaba haciendo muy bien, así que esta vez viví las contracciones al máximo.

Parir a Gamal fue dolorosísimo, fue intenso, fue trabajoso; tanto así que me dije “parir a Ivana no fue nada, esta vez si que se lo que es verdaderamente parir”. Recuerdo que mientras me llevaban de regreso a la habitación, mi esposo que había llegado mientras yo estaba en la sala de parto se acerco a la camilla para darme un beso y tan pronto como lo vi comencé a llorar y le dije entre lagrimas “dolió tanto amor…esta vez fue muy difícil”.

Gamal nació a las 12:30 PM, pesando 9 ¼ libras y tal como lo había pedido, lo pegaron de mi cara y de mi pecho tan pronto como nació.

Ya en la habitación, me llevaron el bebe alrededor de las 2:30 de la tarde, lo pegue a la teta y el se prendió como un campeón, como si lo hubiese hecho antes y fuera algo que supiera hacer de toda una vida. Si tan solo yo hubiese sabido que ese seria el único momento en que cargaría a mi hijo! Si tan solo me hubiese imaginado que esa seria la única ocasión en que lo amamantaría! Juro que lo hubiese dejado allí largo rato y aun cuando callera dormido, lo dejaría y lo disfrutaría viéndolo dormir en mis brazos.

Una vez dormido lo puse en su cunita, mientras me repetía a mi misma “Este si que es un ángel, será un santo comparado con Ivana”. Dormía tan apaciblemente, tan en calma, mientras yo juraba que este niño si que no me daría muchas malas noches.

Desde el inicio vi los labios del bebe un poco oscuros, pero como mi esposo es de color yo pensé que este si que seria el morenito de la familia y hasta bromeábamos con eso, ahora se que estas eran las primeras señales de que mi bebe empezaba a ponerse cianótico (morado).

Pasaron unas 3 horas y media. Ivana vino a conocer al bebe y la verdad no quiso acercarse, no quiso cargarlo ni estuvo muy amistosa, pero se animo mucho mas cuando encontró que debajo de la cuna había un regalo que Gamal había traido para ella. Mi esposo había salido a comprar unas cosas, así que cuando llego me pregunto si el bebe seguía durmiendo desde la primera vez que le di el seno o si ya había vuelto a comer, le dije que seguía dormido y ambos acordamos que aunque el estaba tranquilo seria bueno darle nuevamente de comer. Más o menos en ese mismo momento llego el pediatra mientras yo me disponía a amamantarlo. Me pregunto que cuantas veces lo había amamantado y le dije que desde la primera vez que me lo llevaron a la habitación ahora era cuando nos disponíamos a despertarlo.

ESE fue el momento que cambio nuestra tranquilidad, nuestra paz, nuestra alegría….Increíble pensar como en un segundo todo se vuelve contrariedad, angustia y preocupación….

El pediatra me vio ponerlo a la teta sin mucho éxito, pues el bebe estaba aletargado. Le quito entonces las mediecitas y sus pies estaban muy morados, su cuerpo en cierta manera también estaba muy morado. Golpeo las plantas de sus piececitos y su carita buscando que no estuviese tan letárgico, pero fue en vano…comencé a preocuparme, pero entonces el pediatra nos dijo que a un bebe que ha nacido tan grande no se le debe dejar tanto tiempo sin comer, que posiblemente todo se trataba de una hipoglucemia. Al tomarle la muestra de sangre efectivamente tenia la azúcar muy baja, así que decidieron que debían llevarlo a incubadora, observarlo y nivelar su azúcar. Yo comencé a llorar y las palabras de doctor fueron “no te preocupes, solo vamos a subir su azúcar y a tenerlo en observación, ya para las 8 de la mañana te lo volvemos a traer”…Ese fue el ultimo momento en que pude tener al bebe en brazos….todavía recuerdo la mezcla de sentimientos cuando se llevaron al bebe pues aunque estaba sumamente preocupada, pensaba en el feliz momento en que me lo traerían en la mañana y pasáramos “el susto”…pensaba en lo maravilloso que seria cuando a la mañana siguiente la enfermera tocara la puerta de habitación “donde esta la mama de este bebe que esta muerto de hambre”, o cualquier otra cosa parecida y ahí estaría yo nuevamente recibiéndolo en brazos…Eso nunca paso.

Esa noche a pesar de los puntos (por la episiotomía) no pude quedarme tranquila y aunque no se suponía que anduviese caminando, me fui hasta la 6ta planta donde tenían a mi bebe en incubadora…verlo allí me destrozo, ya no tenia yo paz, me echaba llorar frente a la incubadora, mi mente se sentía aturdida…no se suponía que yo estuviera allí, no era allí donde me imagine que estaría mi bebe a pocas horas de nacido. Pensaba y miraba todo como en un mal sueno.

Aunque para ese momento todo se trataba apenas de “un simple bajón de azúcar”, la angustia me mataba, yo no lo veía bien….lo veía respirar con dificultad e irse poniendo cada vez mas morado, sin embargo, todos los que estaban con nosotros en la clínica en ese momento trataban de calmar mi angustia dejándome saber que era solo “un bajón de azúcar” y que el bebe me lo llevarían en la mañana temprano.

Ya en mi habitación no logre dormir nada, pero una parte de mi guardaba la ilusión de pasaran rápido las horas de la madrugada para reencontrarme con mi bebe a la mañana temprano.

DIA 2

Yo me desperté y me bañé muy temprano, antes de que llegara la hora en que el bebe se suponía estaría de regreso, así que me fui nuevamente a la 6ta planta donde estaba el bebe para ver como había amanecido….una vez allí le pregunte a la enfermera que había estado en la guardia de la noche que como estaba mi bebe y su respuesta, lejos de aliviar mi preocupación, me dejo aun mas preocupada, ella dijo “el doctor va a hablar contigo”…si en mi quedaba algún ápice de tranquilidad, ese fue el momento en que desapareció completamente….automáticamente me llene de una gran angustia, de un gran temor y ya no era yo. Mi mente volaba tan rápido….pero para ese momento, lo peor que se me ocurrió pensar fue que quizás el bebe había nacido con diabetes y que el estaría condenado a las limitaciones propias de una persona diabética, pero jamás, jamás pensé que la situación era muchísimo peor de lo que yo hubiese podido imaginar ni en la peor de mis pesadillas.

El pediatra iba de un lado al otro y no nos decía nada, yo me moría por que alguien me dijera que estaba pasando y nos sacara de la angustia. Fue allí cuando supe que había un cardiólogo pediátrico que la clínica había mandado a buscar para realizarse estudios a mi hijo.

Para mi, el peor momento, el que no quisiera ningún padre tener que enfrentar es cuando te dicen “que pasen los padres que el doctor va a hablar con ellos”, automáticamente sabes que no es nada bueno, que habrán malas noticias, pero sobre todo que tu vida y la de tu hijo cambiaran después de esa conversación. Los pies, las manos y todo el cuerpo me temblaba mientras me dirigía al lugar donde hablaríamos con el doctor, me senté frente a el muerta de miedo y lloraba aun cuando ni siquiera sabía lo que tenia que decirme. Yo apretaba la mano de mi esposo con tanta fuerza y aun cuando intentas buscar toda tu fortaleza interior para usarla en ese momento, no hay nada, NADA que te prepare en la vida para escuchar que algo anda mal con tu hijo. La vida o mejor dicho, nuestra idealización de la vida, de lo que debe ser y lo que se debe esperar de la vida nos hace pensar que los problemas siempre tocaran la puerta del vecino, pero nunca la nuestra. Nuestro idealismo nos hace pensar así, nuestro egoísmo no hace pensar así. Yo no podía pensar en otra cosa mas sencilla que ir a parir y simplemente salir llena de felicidad con mi bebe en brazos, pero si, lamentablemente si….ahí estaba yo, no otro, no una persona a la que le toco y tu solo escuchaste la historia, no..era a mi y no a otra persona a la que le había tocado tan duro momento. Había una parte de mi que pensaba, por que mi egoísmo me hace pensar que esto podía pasarle a otra persona pero no a nosotros?

El diagnostico fue Cardiopatía Congénita Compleja. La explicación del medico fue detallada, quizás hasta fría, pues sin importar cuanto yo llorara frente a el, siempre recordare que como medico (inmune a las emociones) no fue capaz de ponerme una mano en el hombro y decirme alguna palabra alentadora, consoladora, humana (mas allá de las explicaciones técnicas medicas). Lo revivo ahora y me sigue doliendo que en mi condición de mujer convaleciente (por estar parida) y mas allá de mi condición de madre, no le produjera nada, emocionalmente, nada. Y encontrare (y mucha gente sabrá darme) mil explicaciones razonables de por que los médicos se insensibilizan, pero igual duele mucho que esa persona frente a ti no muestre el mas mínimo sentimiento de empatía. El doctor entonces procedió a explicarnos y dibujarnos como funciona normalmente un corazón y del otro lado nos explico y dibujo como se había formado el corazón de nuestro hijo y nos hablo de cuales eran las posibilidades del bebe, las futuras intervenciones quirúrgicas que necesitaría su corazón (en total unas 4) y nos hablo de que el primer paso para esas cirugías, era conseguir un medicamento que para colmo de males no se vendía en nuestro país y que solo se vendía en Puerto Rico, Estados Unidos y Canadá. Que angustia tan grande! Pensar que las posibilidades de mi hijo ahora dependían de un medicamento del que no teníamos idea de como conseguir (pues el medicamento no se vende a cualquier particular, sino mas bien de centro medico a centro medico). Había algo peor que recibir la noticia de la critica condición de mi hijo? Si, y era saber que sin importar todo el dinero que pudiésemos tener en nuestras manos en ese momento, no podríamos comprar el medicamento tan pronto como quisiéramos para comenzar a mejorar su vida. En pocas palabras, de repente me sentí como viviendo una horrible película, de esas en las que la vida de una de una persona es una carrera contra el tiempo o hay solo unas pocas horas para actuar o hay una bomba de tiempo con el marcador corriendo. Así nos sentíamos, desesperados, acorralados, sin salida… ahora las posibilidades de vida de mi hijo dependían de una carrera contra el reloj….

Era ya alrededor del mediodía, mi familia y amigos de repente convertimos la habitación en algo parecido a un call center, llamábamos a todo el que se nos ocurriera, a todo el que trabajara o conociera a alguien en la industria farmacéutica, en hospitales, etc.… aquello era una locura y una total desesperación, mas aun cuando la primera y única condición para que mi hijo pudiera ser recibido en condición de trasladado en el centro donde verdaderamente se tratan las condiciones del corazón como la de mi hijo era precisamente que tuviéramos la primera ampolla de este medicamento, pues sin ella no había nada que se pudiera hacer.

Básicamente lo que haría el medicamento era mantener abierto un pequeño orificio que los bebes recién nacidos sellan inmediatamente comienzan a respirar con sus propios pulmones y a vivir con su propio corazón y que en Gamal milagrosamente aun no se había sellado completamente lo que nos daba un margen de tiempo para encontrar el medicamento que mantendría ese orificio abierto por espacio de tiempo extra hasta el momento en que se le realizara rápidamente la primera intervención.

Milagrosamente logramos contactar con una doctora en Santiago que tenia dos ampollas y que estaba dispuesta no solo a vendérnosla, sino a regalarlas. Estábamos tan agradecidos!! Recuerdo que mi mama , mis dos hermanas y yo nos tiramos al piso de rodillas a dar gracias a Dios. Coincidencialmente mi padrino estaba en Santiago esa mañana así que el aunque ya venia de regreso camino a la capital, se ofreció a regresarse para buscarlas. Lo esperábamos con tanta desesperación que lo llamábamos cada 20 minutos para saber si ya se había contactado con la doctora, por donde venia, el tiempo que le faltaba para llegar. Insisto, aquello era realmente desesperante ver que la vida de tu hijo es una carrera contra el tiempo y sentir la impotencia de que no hay nada mas que tu puedas hacer.

Finalmente con la promesa de que el medicamento ya estaba en camino logramos hacer los arreglos para que el otro centro medico nos recibiera. Era ya la hora pico de la tarde, así que el trafico estaba insoportable para cuando la ambulancia debía llegar. Increíblemente la ambulancia no lograba llegar a donde estábamos y cada segundo, cada minuto contaba.

Ya para ese momento muchos de mis hermanos de comunidad y amigos se habían enterado de la difícil situación que estábamos viviendo y había un ejercito de gente buscando la manera de ayudarnos, de conseguir el medicamento, de estar con nosotros, de orar, de contactar doctores...Cuando llego la ambulancia, justamente llegaron mis hermanos de comunidad Héctor Iván y Yemnisse, así que a Yemnisse le toco la tarea de acompañarme en la ambulancia. Ya en la ambulancia, de camino a CEDIMAT, hicimos una oración de poder, un clamor que brotaba desde lo mas profundo de nuestros corazones para el único que tenia la palabra final: DIOS. Yo oraba imponiendo las manos sobre mi hijo a través de la incubadora y deseaba pensar que ese era solo un momento de prueba, pero que después el desenlace seria distinto. Nunca olvidare como Dios tocaba el corazón de la asistente de la ambulancia mientras orábamos, pues la vimos llorar con gran sentimiento.

Llegamos a CEDIMAT alrededor de las 8:00 PM y al llegar ya nos esperaban muchos de nuestros hermanos de comunidad en la sala de espera para acompañarnos. De igual manera, el Dr. Iván Pena a quien habíamos contactado desde el otro centro medico, también nos estaba esperando para recibir al bebe.

Después de las primeras horas de evaluación, lo que tenían que decirnos los médicos no era tan alentador pues lamentablemente ya el bebe llevaba sus unas 36 horas de nacido sin todas las condiciones necesarias e ideales para prepararlo para su primera cirugía. Ellos nos explicaron que la condición de Gamal era muy compleja y critica, que existían diversas formas de cardiopatías, pero que lamentablemente la del bebe era muy complicada no solo para ellos, sino aun hasta para el mas experimentado equipo medico del área de cardiología pediátrica en USA. A pesar de todo este desalentador pronostico, Gamal seria sometido a su primera intervención (un cateterismo) a la mañana siguiente.

Esa noche al llegar la hora de marcharme a la casa (pues por mi convalecencia mi esposo seria quien se quedaría a dormir en la sala de espera) me permitieron ver al bebe antes de irme y por primera vez lo vi con mejor aspecto y color (ya no tan morado) y esto me hizo irme un poquito mas tranquila y esperanzada dentro de lo que la situación permitía.

Esa noche al volver a la casa de mi hermana llore tanto….había salido de allí la mañana del día anterior llena de ilusiones, de alegría…con la sencilla idea de que al volver a la casa volvería con mi bebe en brazos y todo seria alegría entre la familia, sin embargo, esa noche regresaba cargada de incertidumbre, de preocupaciones, de dolor. Regresaba sola y mi bebe se había quedado en esa sala de cuidados intensivos. Mi mente revivía el momento en que baje las escaleras con el bulto del bebe en manos lista para irme a parirlo, a encontrarme con el….lista para ponerle las ropitas que llevaba en ese bulto. Me había ido de día, una mañana hermosa que yo entendía era un día perfecto para ver nacer a Gamal y había regresado dos noches después, cargada de igual oscuridad mental que la oscuridad de esa noche. Me sentía como si en el mundo no había en ese momento una persona con un problema mayor que el mío…y aunque se que no es verdad, así me sentía yo, como si no había en esa noche quien estuviera cargando cruz mas pesada.

DIA 3

Al despertar en la mañana, el primer pensamiento fue de negación; mi mente se negaba a aceptar que de verdad me estaba tocando vivir esto. Uno sencillamente tiene una sensación de estar en un mal sueño del que va a despertar en algún momento.

Mi hermana y yo llegamos a la clínica a las 8:30 AM. Al llegar, mi esposo nos dijo que la doctora estaba dentro y que había llegado muy temprano. Estuvimos esperando que salieran los doctores para ver como iban los arreglos de la primera intervención (cateterismo) que seria a primera hora de la mañana. Lamentablemente las noticias siguieron empeorando y fue cuando nos dijeron que el bebe se había descompensado esa mañana. Sus signos vitales, sus niveles de oxigeno, su fuerza habían decaído justo una hora antes de hacer los arreglos para la intervención; de esta manera el bebe se puso en un estado aun mas critico en el que no resistiría el procedimiento. El doctor nos dijo entonces que el bebe no estaba bien y que su corazón estaba muy cansado.

Durante todo el tiempo que estuvimos en CEDIMAT estuvimos orando mucho, toda la sala de espera estuvo siempre llena de mis hermanos de comunidad y amigos, hubo quienes hasta faltaron a sus trabajos para poder estar ahí con nosotros.

Alrededor del mediodía la doctora salió para hablar nuevamente con nosotros, indico que en vista de que el bebe seguía descompensándose seria necesario hacerle una intervención salvífica, ya no el cateterismo que ideal e inicialmente estaba planeado para la mañana, pero si una intervención en la misma sala de cuidados intensivos (por que el bebe no resistiría ni siquiera ser llevado al lugar donde se le realizaría el cateterismo) como recurso para seguir luchando por la vida del bebe. Al salir, la doctora nos informo que la intervención salvífica había sido exitosa y comenzamos todos a orar y agradecer a Dios por ello. Lamentablemente la doctora también nos informo que en vista de que el cateterismo no pudo realizarse en el tiempo en que estaba planeado, se necesitarían mas ampollas del medicamento que inicialmente nos costo tanto trabajo localizar.

Volvimos nuevamente a convertirnos en un “centro de llamadas”, todos los que estábamos allí pensábamos y pensábamos a quien o donde mas podíamos llamar para conseguir el medicamento nuevamente. Inmediatamente se apodero de nosotros el sentimiento de impotencia, de acorralamiento, de no saber que hacer para conseguirlo por el que ya habíamos pasado.

Después de mil llamadas y de la confusión del momento, recordé a Sammy, un amigo y hermano de comunidad que vive en Puerto Rico y quien tiene la mayor generosidad vista en un ser humano y quien tan pronto le hablamos de la situación dejo lo que estaba haciendo para salir a recorrer cada centro medico pediátrico de San Juan, Puerto Rico y al encontrar el medicamento estuvo dispuesto a tomar el primer avión para venir a traerlo. Su vuelo llegaba entonces a las 6:30 PM. Nuevamente la locura de esperarlo con desesperación, de inquietarnos por saber si ya llego al aeropuerto, si lo fueron a recoger, por donde venían en trafico de la hora pico, cuanto les faltaba para llegar….

A veces pienso que una parte bien difícil de lo que atravesamos con el bebe fue no solo enterarnos de su condición medica y toda la preocupación que de por si ya esto generaba, sino vivir esa montana rusa emocional en la que estuvimos con los arreglos de conseguir las primeras dosis del medicamento, conseguir los arreglos para la ambulancia y el traslado, conseguir las segundas dosis del medicamento, la angustia de estar contra el reloj, de estar acorralados….entre el nacimiento de Gamal y su partida fueron pasaron apenas 4 días, pero fueron los mas intensos de mi vida; emocional, física, mental y espiritualmente muy intensos, extenuantes.

Habíamos tomado la decisión de bautizar a Gamal ese mismo día, así que hicimos los arreglos con el sacerdote para que tan pronto como saliéramos de la confusión del momento (por la presión de tener que localizar el medicamento) pudiéramos con un poco mas de tranquilidad y paz, bautizarlo.. y así lo hicimos. Mi hermano de comunidad Leo y mi hermana Rosanna fueron los padrinos.

La tarde continuo sin ningún progreso en la salud del bebe y por el contrario, esa noche me fui a la casa totalmente devastada, sabia que lamentablemente el bebe estaba cada vez peor. Verlo así en esa cama con tantos cables pegados a su cuerpo me afectaba muchísimo. Su cuerpo empezó a hincharse por q que estaba reteniendo líquidos y estaba cada vez mas cianótico (morado). Cada vez que entraba a verlo no aguantaba el durar mucho allí y salía llorando mas desesperanzada a pesar de que los doctores me decían “el bebe esta sedado, el no esta sufriendo, esta tranquilo, esta en paz” …mi corazón sufría mucho al verlo así y no podía evitar el pensar que quizás si estaba sufriendo.

Al parecer en algún momento mi mente comenzó a aceptar lo que seria inminente: la perdida de mi hijo, así que le pedí a Dios que no dejara a Gamal entre nosotros solo por mi egoísmo de madre que me hacia querer retenerlo, ni por evitarme el sufrimiento de madre, sino que lo dejara con nosotros solo si Gamal tendría una vida con salud, una vida plena y abundante. Comencé a decirle “Señor, que se cumpla tu voluntad”.

DIA 4

Era ya el viernes 03 de Diciembre, me costo pararme de la cama esa mañana. Todo el agotamiento físico, mental y emocional comenzaba a hacer estragos en mi cuerpo. No se trataba solo de todo el dolor que atravesaba emocionalmente por esta situación, sino todo el agotamiento al que estaba sometiendo mi cuerpo a pesar de estar recién parida, sin descansar bien, sin reposar los puntos de la episiotomía, sin dormir bien, sin comer bien….

Y era todo ese proceso doloroso que atravesaba mi cuerpo una de las cosas que mas me dolían emocionalmente. Para toda mujer, el dolor de las contracciones, del parto, de los puntos, de la bajada de la leche; solo pueden ser comprendidas y asumidas por la recompensa que traen. Ver la cara de tu bebe es toda la medicina que se necesita para encontrarle sentido a todas estas dolencias, para aceptarlas voluntaria y amorosamente, para ver todas estas transformaciones en el cuerpo y que no sean importantes. Pero cuando se atraviesa el dolor de un parto y al parecer no hay recompensa, el dolor parecería triplicarse. El cuerpo parecería sentir aun mas los achaques. Al parecer es totalmente contra su naturaleza vivir completamente las transformaciones, pesares y dolencias de un embarazo y mas aun de un parto y quedarse después de todo esto con las manos vacías. De repente no hay aliciente, no hay bálsamo para las heridas. Recuerdo que por esta misma razón le decía llorando a mi esposo “Y pensar que este fue el hijo que mas me costo parir”. Yo no entendía que fuera posible que después de parirlo así no fuera a tener la recompensa de tenerlo conmigo.

Mi hermana y yo llegamos al hospital alrededor de las 9:00 AM y relevamos a mi esposo quien aprovecho para ir a la casa a darse un baño y desayunar. Al poco rato de estar allí la doctora mando a llamar “al papa del bebe”, pues a pesar de yo estar presente ya se me veía el desgaste físico y me parece que por mi condición de recién parida la doctora no quería seguir dándome malas noticias a mi. Necesariamente igual tuvo que tener la conversación conmigo y permitieron que entraran a acompañarme mi hermana y mi mama.

La doctora fue muy humana y comprensiva al explicarme la situación de mi bebe. Lamentablemente el bebe estaba muy mal, su condición era critica y había entrado en un estado de salud en el que ya habían colapsado sus riñones, lo cual según sus palabras “hacían el cuadro clínico del bebe incompatible con la vida y solo restaba acompañar al bebe ofreciéndole paz y nuestro amor de padres”.

Cuando ya había regresado mi esposo, nos preparamos para entrar en la unidad de cuidados intensivos para ver el bebe esa mañana y realmente nos llevamos una impresión muy dolorosa. Mi bebe estaba tan hinchado por el colapso de sus riñones que ya no se parecía mucho a el. La hinchazón era tal que su piel estaba sumamente estirada como cuando una persona sufre una muerte ahogado. Me dolía tanto, pero tanto verlo así! Yo quería quitarle todos esos cables y esos tubos y cargarlo, abrazarlo y besarlo….la verdad me era insoportable estar allí frente a el y verlo así, por lo que no paso mucho tiempo cuando decidimos salir.

Siempre recordare con profundo agradecimiento al Dr. Iván Peña. Siempre guardare un recuerdo grato de cómo ese doctor nos brindo no solo sus conocimientos, su entrega y compromiso para mejorar la salud del bebe, sino su corazón tan grande, su apoyo tan humano, su forma de decir las cosas, su manera dulce aun para dar malas noticias, su capacidad de ponerse en nuestro lugar y verle visiblemente conmovido por la situación de mi hijo y por lo que nosotros estábamos viviendo como padres, el verle conmovido por mi dolor de madre al pararme al lado de esa cama. Sigo deseando volver a ese hospital solo para volver a abrazarlo y reconocerle sus increíbles cualidades. Aun así las fuerzas para volver me siguen faltando.

Para el momento en que decidimos salir el doctor Iván nos retuvo en la puerta y nos dijo “Yo se que es muy doloroso para ustedes como padres ver a su hijo así, pero yo les diría que no salgan de la habitación solo por que el dolor los supere. Ahora mismo su hijo es como una plantita que poco a poco se marchita, se consume. El corazón de su hijito esta muy cansado, muy agotado. Aun así el sabe cuando ustedes están ahí, al lado de el y en este momento es lo único que tenemos seguro que el necesita. Atravesar este proceso acompañado. Brindarle paz y amor; y es obvio que este bebito es un bebe muy amado, así que bríndenle todo ese amor que tienen guardado aunque sea solo estando a su lado”

No es necesario decir que muy a pesar del sufrimiento que era para nuestro corazón verlo así, ese día pasamos mucho tiempo con el bebe; acariciando su cabecita, llorando (si, mucho) y besándolo tanto como todo esos cables nos permitían. Era obvio que ese día poco a poco nos íbamos despidiendo de nuestro hijo, nos íbamos despidiendo de la alegría de saber que tendríamos un varón, nos íbamos despidiendo de la ilusión de saber que seriamos cuatro, nos despedíamos de la ilusión que teníamos para esas futuras navidades.

Cada vez que entrabamos a la habitación sus signos vitales decaían a un numero menor y seguíamos afuera esperando lo que inevitablemente ya sabíamos que pasaría y que aun así, aun cuando sabes que sucederá, el corazón de una madre jamás se prepara para aceptarlo.

Eran las 9:00 PM, aun no habían hecho que se retiraran las visitas del hospital, cosa por la que estoy completamente agradecida con Dios pues no puedo y no quiero ni siquiera imaginarme lo que hubiese sido tener que vivir ese momento, esa noche estando nosotros solos. Esa noche estuvieron allí con nosotros todos mis hermanos de comunidad acompañándonos hasta el ultimo momento.

La doctora a cargo del turno de la noche salió, pidió que entraran la madre y el padre e inmediatamente fuimos a la habitación sabiendo lo que esta llamada significaba. Al entrar ya los signos vitales en el monitor estaban bajando rápidamente y mientras estuvimos allí decayeron completamente hasta cero. Vimos apagar uno a uno los aparatos que mantenían a mi hijo con vida y entonces, lo declararon muerto. Lloramos mucho, MUCHO. Pero definitivamente lloraba con cierta aceptación de la partida de mi hijo gracias a las palabras del Dr. Iván y a todas las veces en que poco a poco me fui despidiendo de mi hijo ese día cada vez que entre a estar con el. Lo fui soltando, lo fui entregando en las manos del padre, fui aceptando su voluntad.

A los pocos minutos permitieron a mi hermana y mi hermano entrar a la sala de cuidados intensivos y entonces vi a mi hermana llorar tanto por mi hijo como si fuera suyo, lloraba con desesperación, entonces me toco a mi ser quien la consolara a ella y le pidiera que aceptara la voluntad de Dios.

Las enfermeras también lloraban, era increíble ver como ese equipo medico del Dr. Iván era tan humano como el.

Salí a la sala de espera para informar y estar con mis amigos. Todos llorábamos. Todos habían estado ahí desde el primer momento.

La enfermera volvió a salir y me pregunto que ropita le pondríamos. Yo preferí volver a entrar para cambiar yo misma a mi hijo. Le puse un enterizo azul de mangas largas. Fue la segunda y ultima ropita que llego a usarse de todo lo que compre para el. Después de ponerle la ropa pregunte si podía cargarlo y me dijeron que si. Cargue a mi hijo sin vida y lo abrace con tanta fuerza….lo abrace con el alma, lo abrace besando su cabecita, tratando de olerlo pues me quede con las ganas, lo abrace meciéndolo suavemente como quien lo arrulla para que se quede dormido, lo abrace con el deseo de dejarle todos los abrazos que jamás podría darle, lo abrace repitiendo en un susurro “mi chiquito,… mi chiquito”.

Y no importa cuantas veces escriba sobre esto para vaciar el dolor, el dolor se remueve con igual intensidad, y al escribir sobre ello casi siento que lo estoy volviendo a abrazar ahora mismo….

La mayoría de mis amigos, por no decir prácticamente todos, se quedaron sin conocer a Gamal. Inicialmente por que estaba en una unidad de cuidados intensivos a las que solo podíamos pasar los padres. Sin embargo, una vez declarado muerto le dije a hermana “Quisiera que el féretro sea comprado sin cristal, pues no quiero que vean a mi hijo así…tan hinchadito, tan diferente, tan mal… no quiero que nadie lo recuerde de esta manera”.

Eran ya las 10:30 PM, así que se acordó que nos entregarían el cuerpo del bebe en la mañana siguiente. De igual manera acordamos con mis hermanos de comunidad y amigos que se encontraban allí para reencontrarnos al otro día en la mañana para ir al cementerio juntos. Fue increíble ver como habían tantas personas queridas acompañándonos en esa mañana. Muchos de estos hermanos y amigos tenia tiempo sin verlos pues al vivir en Bávaro se hace muy difícil, sin embargo, esa mañana me recordaron que seguimos igual de unidos, y esa unión no tiene nada que ver con poder vernos a menudo.

Gamal fue enterrado alrededor del mediodía. Aunque parezca increíble decirlo era una mañana hermosa….soleada, con el cielo despejado e intensamente azul. Durante el trayecto de regreso a la casa por un momento pensé que era tonto de mi parte que en medio de esta situación mi mente tuviera el chance para notar que el día estaba hermoso, así que me recrimine interiormente el hecho de que mi mente haya podido pensar en la hermosura de ese cielo y de ese día soleado mientras yo enterraba a mi hijo. Luego para mis adentros pensé “No es un día hermoso para enterrar a mi hijo, es mas bien un día hermoso en el que mi hijo se ha convertido en ángel. Es un día hermoso en el que Dios lo recibe en el coro de los serafines. Es un cielo hermoso como vestido de fiesta para darle la bienvenida”.

jueves, 21 de octubre de 2010

Asi vamos con el embarazo...

34 Semanas....y yo que he escrito tan poquito sobre esta panza, asi que mejor actualizo un poco, no sea que el pobre chiquito se quede sin registro de como fueron los dias previos a su llegada.


A esta altura ando metida de lleno en el famoso sindrome de preparacion del nido. Ese instinto casi animal que tienen las madres de preparar el ambiente para el recibimiento de su cria. Ese instinto que casi podriamos llamar locura que hace que con una panza enorme te de justamente en esta etapa por limpiar los closets, reorganizar gavetas, pintar la casa, revisar y botar, limpiar y acomodar todo, mover muebles...en fin a punto de parir y te agarra un animo de querer hacerlo todo.




Es un instinto bonito, hermosamente tierno... (a pesar de su locura); es recibimiento, preparacion, dulce espera, acogida....es un belen, un pesebre que le preparamos a esa criatura que viene y que se espera y que nos sigue recordando el milagro de la vida, el amor de Dios por hombres y la esperanza que Dios sigue mostrando en cada nino que nace volviendo EL mismo tambien en forma tan tierna y sencilla a estar con nosotros. Es preparar un lugar para recibir al nuevo miembro de la familia...definitivamente, dentro las cosas inexplicables que trae consigo el embarazo, esto es algo que aunque no nos sentemos a analizarlo, de verdad que tiene toda su logica y toda su hermosura.




Pero bueno, tanto hablar de la preparacion en la dulce espera y nada de hablar del que viene....


Gamal anda muy gordito y cabezon....la ultima sonografia fue estando de 33 semanas, y por sonografia su cabeza decia estar casi de 36 semanas, Oh Dios amparame!!.....Pesa casi 6 libras, cuando deberia pesar un poco mas de 4, y en la conclusion de la sonografia se pudo leer "feto de gran tamaño para su edad gestacional"......entonces si, definitivamente mi chiquito es un gordito y cabezon....Segun la doctora yo deberia comer un poco menos de dulces y harina, a ver que tal nos va, pero bueno, Ivana nacio de 8 Lbs y 1/2, y si la doctora dice que de seguir asi Gamal podria nacer de 9 Lbs, pues deberia consolarme con pensar que si ya pari una de 8 1/2, pues media libras mas y media libra menos no debe hacer mucha diferencia..jajajajaj..... Ahora me rio, en el momento del parto, no creo que me ria mucho :-(


Se mueve como trapecista, como bailador de rumba, como boxeador....se mueve tanto!!!....hace poco decidi esperar a papa para comer juntos, entonces el hambre comenzaba a hacer su efecto y Gamal mostro su enfado, yo me quede en la cama acostada boca arriba y cuando llego papa le dije que mirara un rato la barriga...aquello parecia pelicula de ficcion en la que un alienigena se mete en el cuerpo de un ser humano..jejeje....que retorcijones, que movimientos! papa salio despavorido a llamar a la nana de Ivana para que no se perdiera tal espectaculo, y el espectaculo tomo duro buen rato ante la mirada atonita de los espectadores...jaja.


Ivana anda cada vez mas enterada de que lo que hay en la panza de mama es real (lo ha visto moverse) y va comprendiendo que pronto estara con nosotros. Por mi parte me he encargo de idearmela para que la llegada del bebe le sea de menos impacto, y en cambio sea algo que le haga ilusion, por esta razon en varias ocasiones Ivana me ha acompañado a visitar el bebe recien nacido de una amiga y se lo ponemos en brazos y ella termina loca de ilusion y sin deseos de que nos llegue la hora de irnos. Como dato curioso, sorpresivamente, una muñequita con su camita y su bobo que le habia comprado de reyes a Ivana y que siempre estuvo en bajo perfil ha pasado a ser su juguete preferido. Ultimamente toma una de las sabanitas de cuando ella era bebe y toma la muñequita y la carga con una ternura de madre que me mata. Parece pura coincidencia que de repente la muñequita sea el juguete preferido, pero no, yo se que en su interior hay algo procesandose para la llegada del bebe.



Yo por mi parte estoy cansada, la verdad sea dicha. Mi cuerpo ya anda mostrando los estragos de esa recta final que se hace tan cuesta arriba. Si fuera por mi, arrastraria los dias que faltan por los cabellos con tal de que lleguen, pero no puedo hacer mucho por adelantar este proceso. Esperar...eso es lo que queda.


Mentalmente no siento las angustias que se que normalmente otras madres sienten cuando se acerca la llegada de un segundo bebe y no saben como podra ser eso de amar a otro chiquito tanto como ya aman a su primer hijo/a. No se si es que no lo he pensado tanto o que me pasa, pero la verdad esa parte no esta entre mis pensamientos, yo solo asumo que si, que sera como dicen, que al final amare a mi chiquito con tanta locura como hoy amo a Ivana pues como escuche una vez decir a una amiga: "A medida que llegan mas hijos el amor no se divide, se multiplica...". De verdad que asi siento que sera.

Ayer estuve viendo fotos de Ivana cuando tenia algunos 4 meses. Me encontre con una foto en la que tiene puesto un poloshirtcito un tanto varonil y tomando en cuenta que Ivana fue calva por largos meses, se me hizo facil hacerme la idea con su foto de como podria verse Gamal. Hasta ahora no me resulta facil imaginarme como se vera mi hombrecito, pero creo que voy asociando imagenes y voy haciendome la idea de esa carita que pronto vere.


Estoy loca por tener en brazos a mi chiquito y me hace tanta ilusion volver a lactancia!. Me emociona tambien pensar en el momento del parto, con todo y su sabor agridulce. Me emociona lo desconocido de como empezara esta vez: rompere fuentes esta vez o se tendra mi doctora que encargar de romperla? iniciara el parto igual, con la rotura del tapon mucoso? Sera de dia o esta vez tambien me tocara de noche? Sera verdad que me tocara hacer el proceso mas rapido por se el segundo?...Wao cuanto quiero parir!!! no se que le ven a las cesareas!! Con el perdon de a quienes les ha tocado debo decir...Que aburridas y poco emocionantes que son!!.

martes, 21 de septiembre de 2010

Nuestros primeros dias de vida pre-escolar

Ya hace buen rato que se me pasaron los dias del "back to school" como para estar hablando de estos temas, pero sucede que con el cansancio que traigo por el embarazo no estaba mucho en esto de escribir. Mas alla de mi pereza, hago un esfuercito, ya que se me hacia necesario sacar un momento para dejar registro para Ivana de como fueron sus primeros dias de vida pre-escolar.

Como toda madre, hubiese hecho cualquier cosa para ahorrarle a Ivana la angustia y los llantos de los primeros dias del colegio, asi que me tome el tiempo para que juntas visitasemos el colegio antes de que iniciaran las clases. La visita de exploracion resulto perfecta: la dejo llena de emocion y con deseos de volver. Supo entonces que en el colegio habria una piscina y lindos jardines, que habrian mesitas de colores pequenitas y que habrian juegos sobre las mesas que parecian ser muy atractivos. Tambien supo que alli habia toboganes y columpios, asi que fue un buen recorrido y se fue con un sonrisota del lugar.

Llego el fin de semana previo a la entrada al colegio y yo tenia una combinacion de sentimientos increible. Por un lado, una parte de mi estaba tan emocionada como cuando me tocaba a mi el regreso a clases (con todos los utiles nuevos y toda la emocion de volver a ver a mis amigos), pero a la vez tenia una angustia enorme de lo que me esperaba tener que enfrentar y no dejaba de pensar en ello. Llegado el dia, estabamos solas, sin ayuda de la nana justo en ese dia...y yo sabia lo que venia con el tema del bano, la cepillada, el vestirla, peinarla, etc....y todo esto hacerlo yo sola corriendo contra el reloj (y luchando con poca movilidad que tiene una embarazada de casi 7 meses), pues tambien debia estar lista para salir a trabajar. Hasta que lo logramos y salimos de la casa a tiempo.

Mientras conducia hacia el colegio, la angustia crecia. Una vez en el colegio me dirigi al que seria su curso (creo que para este momento ya yo tenia un nudo en la garganta que me asfixiaba), alli vi las maestras, y mientras intentaba pasarle a Ivana que estaba en brazos, sin mas... me puse a llorar...como Magdalena. En TEORIA, me sabia la tecnica y habia leido mucho al respecto: debia tratar de mantenerme lo mas calmada, animada y positiva posible pues estos mismos sentimientos los transmitiria a mi hija. Ahora bien, siempre de la teoria a la practica pueden pasar muchas cosas, asi que en la practica, fracase....creo que Ivana comenzo a llorar al verme llorar a mi. Me excuse con las profesoras, que intentaban calmarme, diciendoles que perdonaran mi sensibilidad extrema, que eran cosas del embarazo y las hormonas..y sin mas, me fui de ahi casi corriendo. Hoy en dia se, que aun sin embarazo, muchas madres pasamos por la misma situacion.

Los primeros dias repetimos la misma historia, Ivana iba muy bien y tranquila, hasta que llegaba el momento de entregarsela a la profesora y yo me iba con el corazon roto una vez mas (al menos ya no lloraba). En la segunda semana de colegio la situacion fue mejorando, ya la profesora no era una extrana mas, sino "tia marisol" y a Ivana le fue emocinando saber que iba a reencontrarse con la tia marisol.

Ivana comenzo a llegar con nuevas canciones que me cantaba y me hacia cantar, comenzo a llegar hablando de la tia marisol (profesora), tia Clara (oficina del colegio), del tio Edgar (el chofer del colegio)y la tia Vivian (la directora); comenzo a llegar contandome mil historias de las actividades del dia a dia, comenzo a llegar con invitaciones para cumpleanos y en las primeras dos semanas tuvo dos...asi que todo comenzo a tomar forma, color y a ser tan divertido y emocionante que supimos que seria....entonces llego la adaptacion esperada y con ella la paz....

Ahora lo emocionante son las historias de lo que vive junto a sus amiguitos, y ya todos en la casa nos sabemos sus nombres: Tamilka, Daniela, Mia, Gianfranco, Steven, Lucia....y cada dia se agregan nuevos nombres....ninos que no son nuevos en el colegio, la verdad estan alli desde el primer dia, pero Ivana poco a poco va sumando amigos....y es feliz.

Ahora es comun que encuentre a Ivana hablando sola, dandole instrucciones a Tamylka o diciendole a Gianfranco que "no toque eso", pidiendole a Mia que se siente.....se que no son amigos imaginarios, pero imaginariamente, ella casi que pasa todo el dia junto a ellos.

Ya mama asistio a la primera reunion de comite de padres de su curso, y papa y mama ya fueron juntos a la primera reunion de la escuela para padres....nos emociona involucrarnos con el colegio, los profesores y los demas padres de los ninos y ninas con quien ahora Ivana pasa tantas horas al dia. Proximamente tendremos la primera actividad extracurricular (un get together) con los padres y los companeritos del curso de Ivana, todo indica que sera un buen momento de sana diversion y de conocer nuevos amigos.


Bueno, asi vamos con la vida pre-escolar de Ivana, y esto sigue poniendose bueno...aqui algunas fotos de esos primeros dias.....


La nota pesada de todo esto? las tareas..... Ahora resulta que mama volvio a ser estudiante y cada dia al llegar a la casa le toca hacer la tarea....ciclica la vida no? al punto que volvi...jejej...todo esto pudiera ser divertido siempre que Ivana estuviera de humor para hacer la tarea, pero el tema esta en que no siempre resulta asi.

sábado, 7 de agosto de 2010

Celebrar la vida

Escribo este post desde la habitacion de la clinica en la que esta interna Ivana; gracias a Dios nada complicado, una infeccion gastrointestinal que nos ha hecho pasar una mala noche, pero que con suerte estaremos esta misma tarde en la casa.

Mezclando historias, les cuento que desde hace un tiempo para aca Ivana es fanatica (pero a mas no poder) de una cancion que escucho por primera vez en el momento de la presentacion del powerpoint que se le preparo a mi sobrina Lissette en la celebracion de sus 15 anos.

La cancion es de un ritmo contagioso, pero mas que nada de una letra impresionante, motivadora, inspiradora, toda una cancion para realmente dedicarse a escucharla.

A partir del cumpleanos de mi sobrina Ivana jamas olvido la cancion, o mas bien, se encargo de que no se le olvidara pues me hacia cantarle el unico estribillo que me sabia, una y otra vez.

Volviendo a nuestro momento aqui en la habitacion de la clinica, hace un rato Ivana escucho la melodia de una cancion que tenia de fondo algo que abri en la computadora. Iinmediatamente despues, Ivana me mira y me dice "Mami, busca Celebra la Vida"....la busque en youtube y se la puse y desde entonces no he dejado de pensar en las ensenanzas simples que nos trae cada dia, por que hoy desde un momento no tan agradable como es estar recluido en una clinica, mi hija de 2 anos y 1/2 me ha hecho un invitacion aleccionadora: "Celebra la vida".

Tenia pensado desde hace algunos dias buscar la cancion y subirla aqui en el blog para dejarla como recuerdo para que Ivana luego se diera cuenta de la profundidad del mensaje de la primera cancion que la enamoro con apenas 2 anitos, pero despues de un momento como el de hace un rato aqui en la clinica, esto habia que escribirlo ya, sin demorar mas. Ojala estas letras verdaderamente se hagan realidad en su vida....

Cancion: Celebra la vida
Canta: Axel

No se si soñaba,
No se si dormía,
y la voz de un ángel dijo que te diga,
Celebra la Vida.....

Piensa libremente
ayuda a la gente
y por lo que quieras
lucha y sé paciente

lleva poca carga,
a nada te aferres,
porque en este mundo,
nada es para siempre.

Buscate una estrella,
que sea tu guía,
no hieras a nadie,
repate alegría.

Celebra la vida,
celebra la vida,
que nada se guarda
que todo te brinda.

Celebra la vida,
celebra la vida,
segundo a segundo,
y todos los dias.

Y si alguien te engaña,
al decir te quiero,
pon mas leña al fuego
y empieza de nuevo.

No dejes que caigan
tus sueños al suelo
que mientras mas amas
mas cerca esta el cielo.

Grita contra el odio,
contra la mentira,
que la guerra es muerte
y la paz es vida!!.

Celebra la vida,
celebra la vida,
que nada se guarda
que todo te brinda.

Celebra la vida,
celebra la vida,
segundo a segundo.
y todos los dias.

Celebra la vida,
celebra la vida,
y deja en la tierra tu mejor semilla.

sábado, 24 de julio de 2010

Una carta para Ivana



Un día me senté frente al papel con deseos de escribirle una carta a mi hija. Una carta que tuviera valor para ella no importa en que etapa de la vida la leyera. La escribí pensando en el futuro, pensando en todo lo que tengo en mi interior por contarle y decirle de la vida. Son cosas que no quise dejar para decir después. La he guardado por largo tiempo y la he modificado mil veces. En ocasiones hasta dudando de compartir los pensamientos que surgieron al escribir esta carta. En definitiva aquí esta, sin más modificaciones quiero conservarla para ella en el blog. Este es el resultado:

A mi hija amada:

Mientras seas pequeña, como si yo fuera un filtro, intentare que lo que recibas del mundo sea lo mejor y lo mas depurado posible, pero al mismo tiempo, te iras haciendo grande, y poco a poco comenzaras ese proceso de crecimiento y libertad que te llevara a ir tomando tus propias decisiones. Pido a Dios que al llegar ese momento, El haya puesto en ti la sabiduría necesaria para que tu caminar por la vida sea el andar de una persona sabia, coherente, integra y feliz.

Hoy eres una niña que aun ni siquiera entras al kinder, pero el tiempo vuela y mañana sin que nos detengamos a darnos cuenta un día nos sorprendes pidiéndonos que elijamos el menú de la cena de celebración de tu graduación. Así de prisa vuela el tiempo....por eso quizas mejor no esperar para dar estos consejos

Siendo niña querrás que pase el tiempo de colegio, para convertirte en universitaria, y una vez convertida en universitaria desearas terminar la carrera para convertirte en profesional; y un día ya convertida en profesional, te darás cuenta que el camino del conocimiento nunca termina, aunque salgamos de las aulas; y mas aun, un día te darás cuenta que todo lo importante y sabio de la vida, se aprende fuera de ellas.

La carrera mas importante que tendrás que cursar es la carrera de la formación de tu carácter, de tu fortaleza interior, de tu coraje, de tus ganas de vivir, de tu entereza como ser humano, de tu integridad…casi preferiría que no llegues a lograr un titulo universitario pero que en estas materias te gradues con suficientes honores, a que en cambio, llegues con un titulo, pero repruebes por completo en el examen de la vida, como muchos profesionales que solo tienen conocimientos acumulados pero que no saben que hacer con esos conocimientos, ni con ellos mismos, ni con la vida.

La vida es un eterno aprendizaje, nos enseña cada día una nueva lección. Siempre aprenderás algo nuevo, aunque sea algo tan simple como que hacer para sacar de la ropa las manchas de café.

Mientras vivas en casa conmigo y con papa, desearas que llegue el día de ser independiente, y un día cuando tu también tengas tus hijos y tu familia, y hayas emprendido el viaje de la vida montada en tu propio barco, desearas volver a la casa de papa y mama una y otra vez a recostar la cabeza y recobrar un poco de animo cuando las olas de la vida golpeen con demasiada fuerza.

Y hablando de aprendizajes y de como valoramos "despues" nuestro nido, nuestra familia... algo que tuve que aprender a base de golpetazos por la vida fue que había una sola persona que NUNCA dejaría de llegar donde yo estuviera necesitada, que no tendría excusas para negarse a ir, que rompería otros compromisos con tal de estar..Y que después de todo es la primera que llegaria ante cualquier dificultad..esa es MAMA. Pero eso lo aprendemos después…después que la hemos desgatado a ella de sin sabores, de trasnoches, de tristezas…de ser los hijos que ellas no se merecen. Y despues quizas de que emprendemos el viaje por la vida con nuestros propios hijos a cuestas.

Te darás cuenta que la vida es una verdadera escuela. Que no es color de rosa, que no es para nada fácil, pero que es definitivamente hermosa.

Para cuando seas grande, quizas estarán todavía mas de moda las nuevas "enfermedades" de este siglo: depresión y estrés....por eso tambien te doy mi consejo sobre este tema. Hazte de cuenta que ese tema va por una calle y tu vas por la otra cera… llora siempre que sea necesario, pero nunca permitas que nadie te ponga la etiqueta de “deprimida”. Esa etiqueta tiene un adhesivo que se pega una y otra vez si se lo permites, entonces un día te tiras en la cama y decides no luchar solo por que decidiste que ponerte el traje de “deprimida” era más fácil. Así no se resuelve nada en la vida y el mundo no se detiene a esperar que te repongas. Llora en tu asiento en el autobús de la vida, pero no te atrevas a pedir parada. Si te fijas bien…otros seguramente también van llorando en su asiento y no por eso pierden el deseo de llegar al destino del viaje donde lleva el autobús. Sí, clínicamente esta comprobado que hay estados de depresión, pero también es cierto que todo el que quiere quitarse la responsabilidad de seguir luchando, siempre encontrara de donde echar mano. Ser felices es posible, es lucha constante del dia a dia, es DECISION, es ACTITUD positiva ante la vida, eres TU y lo que decidas hacer con tu vida. Haz de ella una fiesta, de esas que tienen un verdadero sentido de celebracion y un verdadero motivo.


De padres divorciados, de venir de hogares rotos, de parejas que te rompieron literalmente el corazón, de que el mundo se te viene abajo por que te ibas a casar y la pareja te dejo plantada, de noviazgos mal pagados, de gente hija de puta, de trabajos perdidos y cancelaciones no esperadas, de elegir parejas equivocadas, de sentir que la vida no avanza y llegar a un punto donde uno siente que se estanca, de sentir que los sueños de tener una familia, un esposo, hijos no se cumplen…de todo eso se yo..y aquí estoy, mas feliz que nunca. Son etapas. Son aprendizajes. El dolor no dura para siempre. Si uno se lo propone y dependiendo de LA ACTITUD saldrás mucho mas fortalecida y después de todo, aunque no lo creas un dia agradeces los embates de la vida, pues se sabe uno una mujer fuerte, orgullosa de si misma, preparada para la vida y con muchas historias de coraje que contar.


En el momento en que uno esta mal emocionalmente, uno cree que no hay nadie con un sufrimiento mas grande que el nuestro, pero sabes que? En realidad muchos llevan cargas mas pesadas que nosotros y con el solo hecho de saber que fuiste una hija amada desde su concepción, esperada, consentida, sostenida con todo el amor del mundo ya llevas ventaja!!!! por que hay muchos que tienen que salir adelante sin haber arrancado ni siquiera desde ese punto de partida, sin ese empujón. Sin embargo, con esa primera conciencia de ser amado, ya el interior reposa tranquilo y el alma encuentra su sentido para entonces “ser”.


Huye de todo lo que suene fácil, de lo que promete resultados “de una sola vez”, con un solo intento, de una manera sencilla o con mínimo esfuerzo. La vida me ha demostrado que las cosas que valen la pena realmente cuestan su cuota de sacrificio y que los atajos rara vez llevan a buenos resultados finales. La vida es una sucesión de intentos, donde el fallar y volver a intentarlo tiene su propósito: hacernos más fuertes. Duda de lo fácil, mucho mas cuando sean otros los ideólogos de esa rápida salida. Se tu misma, defiende eso en lo que crees y no creas estar "mal" cuando te toque nadar contra la corriente, lo comunmente practicado, no necesariamente es lo correcto. Vale la pena ser distinto, pensar distinto, obrar distinto.


Esfuérzate en ser una persona de pensamiento independiente, LIBRE y que asume los riesgos de sus propias decisiones. Preocúpate por formar tu carácter, por fortalecerlo. La gente de pensamiento débil siempre anda buscando imitar a otros, son esponjas que absorben y se apropian y copian todo lo que ven, no tienen filtros ni criterios propios para desechar lo malo y lo bueno, son mediocres y comienzan cosas que nunca terminan.


No imites, no pretendas ser otra persona, no quieras ser como nadie mas!!…la perdicion de muchas vidas talentosas ha nacido de la necedad de tanta gente por buscar imitar a otros...esa ha sido la peor catástrofe de muchas vidas, que no se permitieron desarrollar sus propios talentos, por imitar los talentos de otros... Si supieras la cantidad de decisiones equivocadas y vidas desperdiciadas que derivan de seres humanos sin las suficientes agallas para defender el hecho de que son UNICOS!.


De la gente te darás cuenta que el “adorno” mas hermoso es la humildad y que el repelente de efecto más potente es la arrogancia y como la vida no es para vivirla solos, mas nos vale comenzar a tiempo a desarrollar la capacidad de llevar a la practica la sincera humildad, para ello reconoce que no eres mas que nadie, pero tampoco menos que los demás. Si haces de la humildad tu compañera de vida, te darás cuenta que la gente humilde tiene una sonrisa que le brilla con una luz distinta y regularmente esa gente tiene ampliada su libreta de amigos y son por mucho, mas felices.


Y por ultimo (no por menos importante, quizás para que sea lo ultimo que recuerdes y fijes en tus pensamientos después de leer esta carta) busca que tu corazón se encuentre con Dios…que haya ratos de sentarse a conversar con el. Por EL estas aquí. Nadie, ni siquiera yo, podrá amarte jamás como EL es capaz de amarte.


Has de tu vida algo hermoso, algo de lo que tu misma te sientas orgullosa.


Con amor inmenso,

Mama.


P.D. Deje la carta en su versión original dedicada a mi hija, por respetar el sentimiento primero que me llevo a escribirla en su momento, y por tanto escrita en genero femenino. Esta de mas decir que esta dedicada desde ya a Gamal, mi hijo amado (y a los demás que vengan…)