martes, 25 de noviembre de 2008

Mi embarazo y puerperio


Sonará quizás a agradecimiento tardío, pero en verdad siempre que he podido, o siempre que se ha tocado un tema relacionado al apoyo del padre a la madre durante el embarazo; le he expresado mi gratitud. El sabe que a mi entender fue el mejor esposo que puede sostener y acompañar a una mujer embarazada.
Para nadie es desconocido toda la revolución física, mental y sobre todo emocional que representa un embarazo. Pensar en un embarazo sin la calidad de apoyo y sostén que yo recibí de mi esposo, me es pensar en una tarea cuesta arriba.
En ocasiones, cuando yo necesitaba sentir ese apoyo ,y ciertamente lo recibía; paralelamente siempre pensaba en las muchas mujeres que llevaban adelante sus embarazos solas. Y de verdad que en esos momentos esas mujeres se me hacían heroínas a mi entender. Esas si que eran realmente mujeres fuertes, valientes, dignas de admiración.
Durante todo mi embarazo recibí tanto apoyo de mi esposo que aveces se me ocurría preguntarle: “y si tu no fueras así conmigo?” “Y si tu fueras uno de esos esposos despreocupados, desconectados …de esos que se portan feo con sus esposas?” “Y si yo no pudiera contar así como puedo contar contigo?” y de verdad –sobre todo por lo emocional y susceptible que se esta en ese estado- se me conmovía el corazón de solo pensar en esas mujeres que no tenían la bendición que tenia yo de ser sostenida, apoyada, contenida, amada y acompañada por mi esposo. En esos momentos me llegaba a la mente alguna imagen de alguna mujer con el vientre lo suficientemente abultado como para estar agotadisima, cansada y sin tener quien le ofreciera un alivio. De verdad no se por que me daba por pensar en ellas, pero la realidad es que si las pensaba mucho.
Siempre que le hacia estas preguntas la única respuesta de el era la misma: “Johana, yo te amo”. Su tono era como si me dijera ”pero es que es elemental mi querido Watson”…En verdad yo lo veía como que era “mucho” su apoyo, el lo veía como que “no podía ser menos”.
Me hizo vivir un embarazo apacible, sin sobresaltos, sin disgustos y yo siempre se lo agradecía (y agradeceré), por que sabia que ya esa felicidad que me regalaba no solo me pertenecía a mi, sino que adquiría transcendencia…y haciéndome feliz a mi, hacíamos feliz a nuestra hija.
Todavía al día de hoy creo que Ivana es una niña super risueña y feliz producto de lo que vivió durante su gestación. Y madre e hija se lo agradecemos y le amamos mucho mas por todo eso.
Dicen que las mujeres una vez que nos convertimos en madres pasamos por una etapa en donde casi todo el amor esta concentrado en el hijo y que los esposos casi que se sienten desplazados, pero en mi caso fue lo contrario, me sentí tan amada, tan apoyada y contenida que en cambio termine mas enamorada que nunca (como amores de adolescentes) de ese maravilloso hombre que tuvo tanta bondad para con su mujer y su hija.

9 comentarios:

Lu dijo...

Me he sentido muy identificada contigo Johana, yo moría por estar embarazada no solo por tener a mi pequeña sino porque quería vivir esa experiencia nuevamente con mi esposo. El tipo mataba por mi, todo para mi debía ser perfecto, único, me quería meter en una burbuja. Y no djaré de agradecérselo jamás.
Ahora el hombre sólo vive por sus tres mujeres :P

Un fuerte abrazo,

Lu
Mamá de DOS chancletas

Marina dijo...

Que lindo amiga!, es el mejor momento para estar muy acompañada por nuestras parejas.
Hermoso como lo contaste!
Besito.

Mai dijo...

Hola! Me alegro de pasar por aquí, y de tenerte en mi blog. Yo también viví así mis embarazos y partos, tan sostenida por mi marido. Le he agradecido emocionada que haya estado ahí siempre. Es conmovedor, constitutivo.
Te dejo un beso grande!

Marina dijo...

Bueno... ese hombre merece un monumento!!! Es que lo halagás tanto que todas te lo vamos a empezar a envidiar... jajaja
Y el debe estar súper enamorado... con una mujer como vos que le reconoce sus virtudes...

Es cierto, la presencia del padre en el embarazo, como soporte de la mujer es súper imprescindible...

Besotes

Viviana y Sofia dijo...

Un muy bien 10!!!

Soy Viviana de http://soy-mama.blogspot.com/ aunque creo que ya me rebautizaste como "Virginia" jajajajajaa

Voy a leer seguido tu blog, me encanto!

Carolina dijo...

Que lindo post, que maravilloso que la vida te premio con un esposo así, así como deben ser todos, yo tampoco dejaré de agradecerle nunca a mi Carlitos por haber sido tan especial y cooperativo durante ese lindo pero dificíl proceso que traer un bebé al mundo.

Felicidades por la linda familia que tienes.

Un beso

María. dijo...

Johana, que bonito lo que escribiste de tu marido, se ve que encontraste tu complemento perfecto y que juntos habeis formado una preciosa familia.
Yo no me puedo quejar del mio , ahora con lo que nos toca empezar pareciera que es él el que tiene que someterse a los tratamientos, esta super preocupado el pobre.

Felicidades a los dos por teneros el uno al otro.

Besos.

Maria.
Johana, cambié la dirección de mi blog a esta: http://desearsermama.blogspot.com

Xochitl dijo...

Johana que post tan lindo !!! conforme lo leía sentía un nudo en la garganta por lo conmovedor de tus palabras. Me alegro que tengas un matrimonio estable, lleno de amor y por si eso fuera poco, coronado con la hermosa Ivana que cada día se pone mas bonita.
SIgan alimentando ese gran amor que se tienen, tu hija no podria haber crecido en un mejor hogar. Y nunca dejes de agradecer a tu marido "aunque haya sido elemental" el apoyo qu ete brindó en el embarazo.
Un besote !!!

Anónimo dijo...

Hola, quisiera compartir mi historia con ustedes, la relacion con mi novio era tan perfecta y bonita, yo decia que el es de los hombres que ya no se encuentran en este mundo, tan atento, detallista, romantico, en fin, que cosas no hizo para que yo me sintiera amada!, yo lo amaba intensamente pero no tenia las mismas formas de demostrarlo. Un dia y despues de un mes de discusiones (pero discusiones que arreglabamos siempre porque deciamos que nos amabamos y nada nos separaria), dijo sencillamente que se cansó de mi comportamiento, de mis celos, de que no le demostrara cariño (aunque definitivamente exageró en esto) poque siempre fui amorosa con el, aunque tal vez no las veces que el queria, como por ejemplo delante de mis migos.

Me quede tan fria, no podia comprender como de la noche a la mañana un hombre que me rogaba y lloraba por que no terminemos porque luchemos por nuestro amor, ahora me diga que se siente frio y sin sentimiento y que ya no siente nada por mi. Pase los peores de mi vida creo.

Después de dos semanas, le pedí que por favor me acompañara a hacer una prueba de embarazo, en realidad pensaba no decirle nada, mi idea era que nunca conocería a su hijo, ese hijo con el que millones de veces habiamos soñado. Pero estaba muy asustada, no por tener un bb, porque se que podria crilo muy bien sola, estaba asustada por que no seria como siempre lo soñamos juntos. En fin me acompaño y aun ecuerdo como se alegro y lloro con la noticia diciendo que era el hombre mas feli del mundo y que tendria el hijo que tanto kizon con la mujer perfecta.

Mi enorme amor por el me hizo perdonarlo en ese momento, o tal vez el me perdono a mi, aun no tengo clara las cosas, tengo un mes de embarazo, pero me angustia pensar que haya regresado conmigo solo por su hijo, no soportaria eso, el dice que me ama, que paso por unos dias oscuros, que fue una pesadilla y que dejemos en el pasado todo, me pidio que cambiara algunas actitudes que tenia con el (cosas muy razonables).

No se que hacer, hay momentos en que siento su enorme amor hacia mi, pero hay ratos en que recuerdo todas las cosas feas que me dijo, cuando no queria ni hablar conmigo, cuando dijo que ya no soportaba mi olor, trataba de herirme siempre, no se si algun dia podre olvidar esas dos semanas, lo quiero hacer por el BB que espero, por darle una familia, pero por otro lado siento mi orgullo muy herido y me da temor pensar que este tratando de convencerse el mismo que aun me ama, pero que en realida ya no. =(