jueves, 18 de septiembre de 2008

Mi cepiLLO amariLLO



















Tenia exactamente mi edad…... era amarillo (me encantaba su color)…si, “amarillo pollito” solia yo decir; con asientos en color gris para vehiculos Honda Civic (bueno si…por que le quise comprar un par nuevo , para “enchular” mi maquina……) y claro…como todos los “cepillos”(beetle o escarabajo) del ’79 ….no tenia aire acondicionado!!…
De noche era un encanto pasear en el, pero de dia en temporada calurosa era como andar en una locomotora de vapor…que calor!!!!
Hoy lo recorde con nostalgia. Si, lo extrane. Fue mi primer vehiculo y hoy aunque sea solo por locura, me hubiese gustado dar una vuelta en el.
Fue el fruto de mi trabajo, y la primera señal de que seria una mujer de armas tomar, de progreso; de echarle ganas y enfocarme. Todo esto lo digo por que 1) Lo compre sin saber manejar, solo contando con que mi hermano me ensanaria. 2) Lo compre tomandole prestado $14,000 pesos a mi jefe en mi primer trabajo cuando apenas tenia yo como 9 meses trabajando y ganaba solo $7,000 (sin las deducciones) y tenia de ahi que tambien pagarme la Universidad. El prestamo era una millonada en ese tiempo, al menos para mi. 3) TODO EL MUNDO ME DIJO QUE NO LO HICERA…los argumentos llovieron: “es un carro muy pesado de manejar”, “no es un vehiculo para mujeres”, “deberias comprarte un vehiculo automatico”(claro…como si hubiese tenido yo dinero para hacer elecciones…)etc, etc, etc….
Desde ahi fui aprendiendo que la gente siempre quiere amedentrar tus decisiones, aun con buenas intenciones. Asi que lo mejor es plantarse y ser firme y decidido en lo que uno entienda que es lo correcto, pero ya todo eso es otro post.
Bueno…era lo que yo podia comprar (y con mucho esfuerzo…) y YO ESTABA SUPER ORGULLOSA DE MI…tuve mi primer vehiculo a los 19 anos!!! y no por que tuviera un papa que pudiera comprarmelo….no…sino por que era yo una luchadora. De verdad insisto….todavia al dia de hoy eso me hace sentir muy orgullosa. Se lo que se siente ser feliz, muy feliz con el resultado de tu propio esfuerzo. Sin ayudas.
Pienso que si el panorama hubiese sido distinto, hubiese mirado con otros ojos mi “cepillo”. Quizas si un dia hubiese llegado mi papa y me lo pone en frente como un regalo, a lo mejor le hubiese encontrado defectos. De seguro hubiese dicho que era muy viejito y que si no se pudo conseguir algo mejor; pero como era el resultado de mi esfuerzo, como yo si ya sabia lo que costaba lograr las cosas, entonces, a mis ojos no habia un vehiculo mas chulo….mas lindo…ese era el mejor de todos.
El amor por los Volkswagen lo tome prestado de mi hermano, quien tambien tuvo como primer vehiculo uno tipo “Golf” y de ahi en adelante paso por un sinnumero de “Jettas” que hasta el dia de hoy sigue fiel a la marca.
Todavia tengo el recuerdo vivo en mi mente del rostro de mi mama en mi retrovisor practicamente cayendome atras el dia que me toco salir manejando sola por primera vez. Cuando se dio cuenta que lo que observaba era mi ultima leccion y que mi hermano solo observaria mi arranque y me miraria a la distancia…mi mama con cara de angustia le pidio a mi hermano que no me dejara ir sola…..”ella ya sabe…” fue lo ultimo que escuche y ya luego solo me acompanaba el ruido de aquel vehiculo que tiene fama de ser precisamente muy ruidoso….De ahi que mis companeros de universidad le decian “La planta”, por ser tan ruidoso como una planta de generacion electrica…
Mi cepillo fue una gran compania, y me regalo una sensacion de libertad e independencia que disfrute muy responsablemente a esa edad. En el fuimos en mas de una ocasion a la playa mis companeros de universidad y yo…(solo necesitaba 60 pesos /USD 1.75 en ese tiempo para el combustible de ir y regresar a la playa de Juan Dolio). Y el tambien me acompano a la boda de algunas amistades y a toda clase de eventos en “traje de noche”… donde sin importar todo el glamour de mi vestuario y lo duro que fuera manejar aquellos fuertes cambios con una traje muy elegante (faldas largas y tacones muy altos), nun ca renegue de el…ni lo deje en casa para llegar en taxi.
Al pobre cepillo le toco mi peor etapa de conductora, la de aprendiz. Quizas por eso hoy le deberia una disculpa publica. En el tuve dos choques muy fuertes y gracias a Dios todo salio muy bien por que el cepillo es de carroceria dura. Una nota curiosa de uno de esos choques…jajajaj….no se por que, producto del impacto yo sali del vehiculo en english’s mode…jaja…de los nervios yo solo podia repetir una y otra vez…”It was not my fault” “It was not my fault” (no fue mi culpa)…era todo lo que lograba decir…jajaj….hoy en dia me causa mucha risa recordarlo.
Tambien el cepillo me acompano a mis pruebas de manejo para optar por mi licencia. Todo el mundo me decia que yo estaba loca de ir a tomar una prueba de manejo parqueandome de reversa en un vehiculo que tiene un guia tan pesado. Pero contra todo pronostico, mi cepillo y yo lo hicimos muy bien y logramos la licencia.
Aunque era viejito, no puedo decir que me dio muchos dolores de cabeza mecanicos. La verdad se porto muy bien y el todavia no sabe como se lo agradezco.
Una cosa con la que siempre me quede curiosa…y obviamente seguire con la duda por que no habra quien me la responda….. Habra osado el nuevo comprador cambiar su identidad y haber pintado de otro color mi cepillo amarillo???




P.D. El de la foto no era mi cepillo, pero es tal cual.

6 comentarios:

Marina dijo...

Hola Amiga!!!!!!
Que divina historia y yo te entiendo en cuanto al amor por los autos!, son mi amor y mi terapia! siempre lo digo... AMO MANEJAR!
Cada auto que tuvo mi papá y ahora yo, y que en su momento vendió, yo lo sentí como una gran pérdida!, como un amigo muy querido que se me iba... soy así, pongo mucha energía y pasión en las cosas que amo.
En fin... hermosa la historia!
Besote enorme!!

elartedesermama dijo...

Hola!, que bueno eso que decís...."en algún momento todos van en detrimento de tus decisiones...", muy, muuuy cierto!,

Ojalá que el nuevo dueño lo tenga intacto, cómo en la foto!...me dieron ganas de tener el mío!

bsos!

Yuan dijo...

Johana molonga:
También te leo, y disfruto tu blog. Recuerdo tu cepillo amarillo!
Me encanta ver a Ivana en las fotos. Qué regalo de Dios! Bendigo su vida y la tuya. Eres mamá admirable. Sigue viviendo en esa libertad de mujer de Dios.
Un abrazo desde Nueva York!

Angely dijo...

Johana.. gracias por el coment. Yo tambien estoy en bavaro/Capcana, Aqui me han traslaado por el trabajo recientemente.
tu cara me es familiar, y creo que te he visto en el mundo de los grupos de oracion, Yo soy de Nuevas fuerzas... desde hace ya uff.. mucho :P Gracias a Dios.
Bueno, de este lado del peaje ya has encontrado otra hermana! :) un abrazo!

Carolina dijo...

Hola, llegue a tu blog por medio del de Lu y la verdad me gusto mucho.
Yo también tengo bebé, se llama Sebastián y tiene 8 meses.

Fiijo te seguiré leyendo.

Saludos

Carolina

www.latiti.wordpress.com

Mamá Carmen dijo...

Hola Johana, me encantó leer tus recuerdos de tu primer coche. Yo aprendí con 19 a conducir, pero de mala gana porque no quería hacerlo, mi madre se empeño que era un buen momento, que luego lo iba a necesitar para trabajar después de la universidad y que ya lo tendría entonces. Pasaron los años y claro, las madres "siempre" tienen la razón, necesité el coche para trabajar y mi hermana me prestó el suyo, luego sería mío. Tu madre te miraba por el retrovisor pero la mía se sentó al lado y me dijo "yo te acompaño". Cuando llegamos le dije "Mamá, llévate tú el coche que yo me vuelvo en guagua hoy" y me respondió "No, me voy muy tranquila ahora, soy yo la que se vuelve en guagua". Para mí fue una "prueba superada".

Me encanta tu nena, es guapísima.

Besos, y gracias por pasarte por mi blog.