lunes, 29 de septiembre de 2008

Sustos y sobresaltos

A mi pobre madre siempre la tuve involucrada en una corredera nueva cada semana. Siempre llegaba con algun matazo o alguna herida que necesitara un par de puntos. Era demasiado inquieta.
Si es cierto que la vida es ciclica y que aveces pagamos unas cuantas con nuestros hijos de las que les hicimos a nuestras madres, entonces ya puedo imaginarme que el panorama no se pinta nada apacible para mi futuro cercano.
Ivana ha estrenado formalmente su temporada ciclonica. Todo parece indicar que sera un poco movida la muchachita. Asi que, quizas tendre que pagar las que debia, por que ahora soy yo la que va de un susto a otro.
El viernes al mediodia cuando fui a comer a la casa, la bebe y la nana dormian un rato. Como estaba durmiendo, no entre a la habitacion por que casi juro que Ivana tiene un sensor olfativo de manera que sabe inmediatamente si entro a la habitacion. Asi que para no despertarla me puse a servirme la comida rapido. En eso la nana me busca algo en la nevera, no habia pasado casi nada de tiempo cuando la oi gritar de una manera distinta a todas las otras veces. Salgo corriendo a la habitacion y ahi la encuentro, tirada en el piso…
El susto, pero mas que nada la impresion de encontrarla tirada en el piso con el llanto ahogado fueron muy desagradables.
Como siempre escuche decir….”A los ninos los cuida un angel” o “son de goma”. La Santisima Virgen permitio que Ivana cayera justo sobre un par de chancletas de goma que estaban al lado de la cama, de manera que su golpe fue amortiguado.
Gracias a Dios no le paso nada, tanto asi que nos cansamos de buscarle algun “colorao” o alguna senal de donde habia sido el golpe y nada…
No bien habiamos salido de ese susto –y de la cara de guapo que tenia el papa- cuando en el dia de ayer nuevamente Ivana nos puso a correr.
Ayer decidimos llevar a Ivana por primera vez a la playa (post pendiente), asi que le puse para estrenar un par de chancletitas nuevas. Cuando casi llegabamos, escuchamos que la bebe intentaba toser, o que hacia arqueadas como quien quiere vomitar… la miramos y sabiamos que habia algo raro, asi que le pedi a mi esposo que detuviera el vehiculo para pasarme a la parte de atras (como es bebe la silla del carro mira hacia la parte de atras). Lo super extrano es que casi nunca yo me monto delante, sino que siempre me paso para atras con la bebe mientras mi esposo maneja, pero asi son las cosas cuando algo pasa. Observo que ella sigue queriendo vomitar y la pongo un poco boca abajo, ella vomita solo un poquito de flema, pero nada…la sigo viendo rara, asi que entro mis dedos en su boca y ahi es cuando saco una etiqueta que estuvo a punto de tragarse. No tengo que decir el peligro que esto representa por que la etiqueta muy posiblemente se queda pegada a la traquea sin bajar y es un peligro de asfixia.
Sucede que Ivana se habia quitado una chancleta de la nuevas, y habia mordido la parte de abajo lo suficiente como para quitarle la etiqueta del size y casi tragarsela.
Nos dimos tremendo susto. Creo que como van los numeros de las incidencias, es mucho para una semana y sobre todo, para ser la semana de estreno.
Esta mañana mande a amarrar con una soguita las sillas del comedor cuando no se esten usando por que puedo ver que lo proximo es intentar agarrarse de la silla para pararse y caerse tirandose la silla arriba.
Bueno, de este tiro terminare convirtiendome en una madre paranoica…
O comienzo por calmarme, o terminare pensando que todo atenta contra la vida de mi hija….

5 comentarios:

juli dijo...

Hola!, que chiquita más traviesa resultó!.....un minuto que uno se descuida y zazzsss...algo pasa....la verdad que no sé que se hace, es imposible no volverse un "poco" paranoica no?!?!

Besos a vos y a la peque traviesa!

Marian dijo...

COn los nenes chiquitos no hay nada que uno pueda preveer que sea suficiente. Uno intenta... pero siempre hay algo. Comprar toma corrientes a prueba de bebe, ponerle goma a las alfombras d ela casa asi no se deslizan, subir los picapirtes asi no los agarran y abren la puerta, cubrir las puntas de las mesas, cortar tooodas las etiquetas de todos los juguetes, zapatos, etc... muchos etc.... pero siempre algo pasa.
mi hijo se cayo creo que dos veces de la cama grande, y cayo al piso de madera... no le paso nada por suerte, creo que el miedo y la culpa nuestra fue mayor a lo que le paso a el. Solo hay que cuidar no, que no sea nada... pero sieeeempre algo pasa. Con radar hay que estar, mirando todo y viendo que nada sea potencialmente peligroso!

Lu dijo...

¡Qué sustos mujer!
Pero a uno siempre le sale lo doctora, investigadora y todo cuando se trata de los hijos.

Sólo deben tener más cuidado, pero no limitar sus espacios ni sus actividades, yo sé que debes estar muy asustada, sólo no se lo transmitas.

Un fuerte abrazo y mucha suerte,

Lu
Mamá de DOS chancletas

Jose Arguedas dijo...

Asuuu.... Cuando mi Camila era chiquita a quien tenian que cuidar era a mi.. a mi hija la estrellé contra el techo, le tiré la caja de la videcam en la cabeza, la atoré con un chifle que le invité, etc etc etc... Su mamá decía que en el fondo yo queria matarle a la hija! .. Noooooo!!...
Sigue criando lindo a tu bebé!
Saludos desde Perú!
Pepin

Marina dijo...

Amiga!! aunque todo esto ya me lo contaste, paso a verte!, sabes que siempre estoy, BESOTEEEEE !!